Saltar al contenido
Respuestas y curiosidades de CIENCIA y más!

¿Se ve la creatividad en el cerebro?

¿Hay formas de “impulsar” tu creatividad?

Pero, ¿qué es exactamente la creatividad? Los psicólogos y neurocientíficos coinciden en que se trata de la capacidad de generar ideas nuevas y útiles. Esta definición incluye tanto la astucia y el ingenio como el sabio genio de los grandes inventores.

De hecho, la creatividad pertenece a todos los miembros de la raza humana, incluso a aquellos que creen que carecen de capacidad de innovación. Los manantiales innovadores son en gran parte inconscientes, lo que explica por qué algunos se sienten completamente vacíos de ellos.

Si bien la psicología se ha interesado en la creatividad durante décadas, la neurociencia parece llegar un poco tarde. El primer trabajo sobre la creatividad que utiliza imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI), que permite ver áreas del cerebro que están activas durante una tarea específica, se remonta solo a 2008.

Desafío sistemático para comprender la creatividad

¿Por qué esta demora? Principalmente por razones sistémicas: la resonancia magnética funcional requiere una inmovilidad completa. Sin embargo, durante la tarea de pensamiento creativo, cuando una persona tiene una idea, debe hablar, lo que genera movimientos faciales, lo que genera ruido en los datos y complica su análisis.

A esto se suma la falta de experiencia de los neurocientíficos para apreciar la naturaleza innovadora de una idea. Por eso fue necesario adaptar prácticas, protocolos experimentales, para penetrar en el corazón del creador de ideas: el cerebro.

Y lo que la resonancia magnética funcional revela hoy es que si algunas personas son automáticamente muy creativas, es porque no hacen que su materia gris funcione exactamente como otras.

En la Universidad de Harvard, Roger Beatty analizó la actividad cerebral de 163 voluntarios.

Todos ellos, acostados en una máquina de resonancia magnética funcional, tuvieron que realizar una actividad con un uso alternativo de objetos. La importancia de este experimento es que, una vez recolectados los datos de las imágenes, el equipo analizó para cada sujeto las regiones cerebrales que se activaron durante la tarea, asignando una puntuación a la originalidad de las ideas que fueron lanzadas.

Basta definir tres procesos que fueron empaquetados específicamente durante estos ejercicios: el sistema de modo predeterminado, el sistema de control y el sistema de protrusión. La creatividad surge de conectar estos tres sistemas.

Implica tres procesos cerebrales

El sistema postural, ubicado en parte en la corteza cingulada posterior y en la corteza prefrontal medial, es el sistema que comienza al soñar despierto. C’est grâce à lui que l’on évoque des souvenirs, que l’on se projette dans le futur, que l’on imagine d’hypothétiques scénarios de vie … Il implique l’hippocampe, qui joue un rôle fondamental dans memoria.

El sistema de control nos permite enfocarnos. Consiste en particular en la corteza prefrontal dorsolateral y se mueve cuando enfocamos nuestra atención en una tarea o mientras desarrollamos el pensamiento. En el proceso creativo, ayudaría a evaluar si la idea es relevante y posiblemente redirija la investigación. También amortiguará nuestro pensamiento automático, hasta que nos saque de la caja.

En cuanto al sistema saliente, ubicado en la isla y corteza cingulada anterior, su función será identificar las ideas más originales y enviarlas a la red de control.

Una cosa es segura: el equipo de Roger Beatty se dio cuenta de que cuanto más fuertes eran las conexiones entre estas redes, especialmente entre la red en modo predeterminado y la red de control, más creativos eran los sujetos.

¡Tanto es así que los científicos han logrado predecir el grado de creatividad de los nuevos participantes en la simple observación de la actividad cerebral, evaluando la fuerza de las conexiones dentro de este laberinto cognitivo!

Para la mayoría de nosotros, estos sistemas no funcionan al mismo tiempo: cuando se activa la red en modo predeterminado, la red de control entra inmediatamente en modo de suspensión. Mientras que para las personas más creativas, el modo predeterminado y de control tienden a conectarse de forma más automática.

Conectando imaginación y realidad

Intuitivamente, esto parece validar la idea de que no todos somos creados iguales en términos de creatividad. Rápidamente olvidamos que en el individuo las redes cerebrales no se reparan. ¡La creatividad se puede aprender!

Todos somos capaces de soñar, ser creativos y no nos faltan las ideas. A menudo nos falta la clave para dar rienda suelta a las buenas ideas. La neurociencia nos dice dónde se esconde esta clave: en la conexión entre el sistema de modo predeterminado y el sistema de control, entre la imaginación y la realidad.

La buena noticia es que también nos muestran que es posible estimular la actividad y la conectividad de las redes cerebrales implicadas, mejorando intencionadamente nuestro potencial creativo.

Estos conceptos de creatividad e innovación se invocan habitualmente en las políticas educativas. Por eso, hace cuatro años que el Centro de Investigación e Innovación Educativa (Ceri) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos lanzó un estudio internacional. Menée dans 11 pays (dont le Brésil, les États-Unis, la France, l’Inde, la Thaïlande, les Pays-Bas …) aux culturas d’enseignement diverses, elle vise à évaluer les pédagogies de la créativité à travers el mundo. La idea es definir cómo podemos desarrollar la creatividad y el pensamiento crítico de los niños en la escuela.

Mientras tanto, si pensaba cuando comenzó este artículo que no era particularmente creativo, ahora sabe que no es necesario. Es solo que aún no ha desarrollado sus habilidades en esta área.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *