CieloesAzul.com

Para los que les gusta saber

¿Por qué los gritos de tiza son insoportables?

En primer lugar, este ruido se produce en las frecuencias más sensibles al oído humano, entre 2000 y 4000 Hz, que se acercan a las frecuencias del habla. Por supuesto, nuestros canales auditivos también tienden a agrandarse.

Entonces el grito sorprende al oído: no tiene tiempo de desencadenar una reacción protectora llamada «stapédien» que suele contraer el pequeño músculo del oído, cuando el sonido supera los 80 decibeles (decibeles). Sin embargo, el chirrido de la tiza en la pizarra puede alcanzar los 100 dB, cuando el umbral de dolor es de 120 dB. El reflejo estapedial, que está destinado a amortiguar el ruido antes de que entre en el oído interno, debe intervenir para evitar posibles daños …

En 4 o 5 milisegundos, el sonido de la tiza llega al oído interno.

«Excepto que el reflejo estapedial tarda entre 6 y 8 milisegundos en activarse, mientras que los chirridos de tiza son un ruido de impulso muy corto, de cuatro a cinco milisegundos. Por lo tanto, la onda de sonido llega al oído interno antes de que haya tiempo suficiente para que el mecanismo de protección», ”Explica Christian Dubruy, cirujano de oído, nariz y garganta en el Centro Hospitalario de Lyon Sud.

Así, «el sonido impulsivo se transmite directamente al oído interno, y luego al cerebro, provocando dolor o una sensación muy desagradable».

Pero habrá otra razón, la psicología de esta razón. Según Arnaud Davisy, cirujano y profesor del Hospital Universitario de North Marseille: “Ante ruidos caóticos inesperados, como el ruido de la tiza en una pizarra, el cuerpo humano reacciona emocionalmente y se contrae para rechazarlo”.

Esto se debe a que cada sonido se transmite desde la corteza auditiva a la amígdala, la parte del cerebro que procesa las emociones. Evalúa el sonido de la tiza como información negativa y envía una especie de señal de angustia a la corteza auditiva, irritando doblemente nuestros oídos.

Según Cieloesazul.com No. 1161

> Lea también:

> Lea también en los grandes archivos de S&V:

  • Imagina una onda de sonido con sal de mesa. – S&V No. 1127 (2011). La física de las ondas, acústicas pero también electromagnéticas y otras, es compleja y ha asombrado a los científicos en los últimos siglos. La revista ofrece un pequeño experimento para visualizarlo, tal como lo hacían las antiguas.
  • Actualización de la audiencia – S&V No. 1113 (2010). Utilizado por más de 5 millones de personas, este auricular combina acústica y electrónica para amplificar los sonidos y mejorar su percepción. Aquí como funciona.
  • Las pestañas son las que hacen el sonido. – S&V No. 1033 (2003). Los cilios que recubren nuestro oído interno, antes considerados receptores simples, que vibran como las cuerdas de un violín, ¡participaron activamente en la percepción del sonido!

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad