Saltar al contenido
Respuestas y curiosidades de CIENCIA y más!

¿Por qué el follaje cambia de color en otoño?

Cada otoño, es el mismo fuego. De color verde a marrón, pasando de amarillo a naranja, las hojas no se contentan con morir: se preparan para la dura temporada que sigue como deberían. Debido a que los inviernos son fríos y secos, pondrá a prueba los árboles. Entonces, gracias a un delicado ballet bioquímico regulado por genes, es una paleta de colores que se despliegan en los bosques y maderas. Detrás de escena hay un equipo de tintes, cada uno con una función específica.

1. Verde, la hoja es la sede de la fotosíntesis.

Desde la primavera cuando nace de su capullo, hasta principios de otoño, la hoja es verde. A lo largo de su crecimiento, sus células ya están llenas de un pigmento esencial para extraer energía de la luz solar a través de la fotosíntesis: clorofila … ¡que significa específicamente “hoja verde” en griego! Su color se debe a que absorbe las radiaciones rojas y azules de los rayos del sol, reflejando así los verdes.

2. Del amarillo al naranja, los carotenoides se hacen cargo

Aquí está el otoño: el sol se está alejando. Los días se acortan, las noches se vuelven más frías … y el árbol empieza a caer en un segundo plano. Ralentiza el metabolismo e interrumpe el proceso de fotosíntesis. Por lo tanto, la clorofila se vuelve inútil: se activan enzimas para descomponer esta gran molécula, y el “ladrillo” que la compone deja la hoja con savia para ser almacenada en el tallo, ramas o raíces. Se volverá a ensamblar en primavera en nuevas hojas verdes.

La desaparición de la clorofila en el otoño revela una paleta de colores cálidos, debido a otros pigmentos ya presentes en las hojas: caroteno (naranja) y xantofilas (amarillo), moléculas más pequeñas también involucradas en la fotosíntesis. Así, su mezcla forma una infinidad de matices anaranjados.

3. Rojo brillante: un medio de defensa, antocianinas.

Como el roble rojo americano, el zumaque o el arce de bandera canadiense, algunas plantas, además de los tonos de naranja, muestran colores brillantes de fuego: se debe a las antocianinas, una familia de pigmentos rojos, púrpuras y azules que también están involucrados en el maduración de los frutos. A diferencia de los carotenoides y xantofilas, que siempre están presentes en la hoja, se producen claramente en el otoño, durante este período de transición antes de la caída de la hoja.

Cual es su trabajo? Algunos botánicos creen que esta es una señal “honesta” para las plagas de que quieren pasar el invierno en el árbol, advirtiéndoles que las hojas son ricas en compuestos que son tóxicos para ellos. De hecho, las plantas sobre las que aparecen las antocianinas también son ricas en fenoles, que son indigestos para muchos insectos. Otra explicación es que las antocianinas, con su poderoso poder antioxidante, protegen las hojas del daño solar una vez que se destruye la clorofila.

4. Marrón, el papel no contiene ninguna sustancia.

Poco a poco, el árbol deja la hoja para morir. Recupera todos los nutrientes y sustancias que todavía son útiles a través de la savia para su almacenamiento durante el invierno. En la base del pedúnculo (el pequeño tallo que sostiene la hoja), bajo la influencia de la hormona etileno, se forma una especie de cicatriz, formada por sustancias impermeables: suberina y callosa.

Este tapón estrecho corta el paso de la savia, permitiendo que la hoja se seque. Entonces se vuelve marrón y sus células mueren. La cicatriz, llamada “zona de separación” (de la ruptura) se vuelve frágil ya que una ráfaga de viento basta para romperla … y sacar la hoja.

De Cieloesazul.com QR No. 17 “Sleep & Dreams” – Examine este número – Compre esta edición

Lea también:

Pero, ¿qué hacen los árboles en invierno?

¿Qué causa la savia alta en las plantas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *